De lo divertido del juego y la comodidad de un mueble nace CHATO. Concebido desde la idea del objeto como capricho del usuario, dejando de lado la utilidad, se apela a un mueble que el usuario lo escoja como propio y espejo de su personalidad. Es un mueble de espíritu joven, con la calidez de un objeto de factura artesanal pero insertable en un medio comercial y seriado.

Materiales: Contrachapado de ambay – almohadón de espuma tapizado – ruedas industriales
Distribuidores:  Villa Rosita en MaldonadoVenta directa en Montevideo
Premios: Mención Salão Design MOVELSUL 2008